Toca apoyarte

Obtén más información sobre el cáncer de mama metastásico, mejora tu calidad de vida. Descárgate la información que necesites.

04. ¿QUÉ ES EL CÁNCER DE MAMA METASTÁSICO?

El cáncer de mama que se extiende localmente en la zona del pecho pero no a órganos y tejidos distantes se denomina con frecuencia cáncer de mama localmente avanzado o cáncer de mama de fase III.

El cáncer de mama metastásico o cáncer metastásico recurrente, denominado también cáncer de mama de fase IV, es el cáncer de mama avanzado. En este caso el cáncer se ha diseminado a otros lugares del cuerpo o presenta recurrencia en un lugar distante.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras:

- A través del tejido. El cáncer invade el tejido normal que lo rodea.

- A través del sistema linfático. El cáncer invade el sistema linfático y circula por los vasos  linfáticos hacia otros lugares del cuerpo.

- A través de la sangre. El cáncer invade las venas y los capilares, y circula por la sangre hasta otros lugares del cuerpo.

Cuando las células cancerosas se separan del tumor primario (original) y circulan a través de la linfa o la sangre hasta otros lugares del cuerpo, se puede formar otro tumor (secundario). Este proceso se llama metástasis. El tumor secundario (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario.

El cáncer de mama avanzado también puede ser asintomático como cáncer de mama precoz, pero algunos de los síntomas que pueden presentar son:

- Dolor óseo

- Molestias o dolor en las mamas

- Úlceras en la piel

- Hinchazón del brazo cercano a la mama que presenta el tumor

- Pérdida de peso

El cáncer de mama avanzado puede abordarse con un tratamiento sistémico (quimioterapia, terapias biológicas, medicamentos selectivos, tratamientos hormonales), tratamientos locales (cirugía, radioterapia) o una combinación de ambos. Por lo general, la elección del tratamiento dependerá del tamaño y las características del tumor primario (el tamaño, la ubicación y el número de tumores metastásicos), la edad del paciente y su estado de salud general y los tipos de tratamiento que recibió en el pasado.

El tratamiento del cáncer de mama metastásico suele depender de dónde se haya vuelto a presentar el cáncer, y puede tratarse de una cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal o una combinación de varios.

Las pacientes con cáncer de mama metastásico deben someterse a un tratamiento durante el resto de su vida que incluye distintas terapias, secuencias y combinaciones de tratamientos para reducir la progresión de la enfermedad tanto como sea posible. Estos tratamientos, en general, van desde los que tratan de retrasar la progresión a los que son en gran medida paliativos, esto es, que tienen por objeto hacer al paciente más agradable el último tramo de su vida. 

 

 

Texto revisado por profesionales médicos